miércoles, 8 de febrero de 2012

Sexo Doloroso ??

Aunque para muchas personas las relaciones sexuales les resulta una gran satisfacción, en el plano físico y psicológico, existen algunas mujeres que experimentan dolor mientras mantienen relaciones sexuales; un dolor que en ocasiones llega a ser tan fuerte que les hace abandonar la práctica del sexo pues no logran tener relaciones satisfactorias. Esta anomalia se le conoce como  DISPAREUNIA.
La dispareunia es el dolor que pueden sufrir, tanto hombres como mujeres, en el área pélvica durante o poco después de la relación sexual. El dolor puede presentarse en el momento de la penetración, la erección o la eyaculación.
El dolor causado por la dispareunia o coito doloroso, puede implicar sensaciones de ardor, quemadura, contracción o dolor cortante; y su localización puede estar en la parte externa de la vagina, en la parte interna o en la regió pélvica y el abdomen
Algunos de los síntomas asociados con la dispareunia son: deseo de orinar después de la relación sexual, cistitis que se presenta entre las 24 y 72 horas después del coito, intolerancia a las fricciones en la zona genital y disturbios vulvares como comezón, sequedad u ardor.
Entre las causas que pueden favorecer la aparición de dispareunia o coito doloroso pueden estar el uso de determinadas cremas anticonceptivas, espermicidas o de productos detergentes usados en la higiene íntima que irriten la vagina, el uso de determinados diagragmas o preservativos e introducciones demasiado profundas o empujes violentos que compriman los órganos internos (útero u ovarios).

La frecuencia de la aparición del coito doloroso es muy variada; en algunos casos puede presentarse en todos los intentos de coito; en otros casos sólo en contadas ocasiones, o sólo en determinadas posturas. Es más, la mayoría de las mujeres que sufren de dispareunia han experimentado dolor en alguna ocasión durante sus actividades sexuales, pero la dispareunia o coito doloroso hace referencia a una condición crónica, es decir, el dolor aparece con relativa frecuencia y durante amplios períodos de tiempo.
En la dispareunia, independientemente del dolor físico, también existe un componente psicológico: generalmente las mujeres que sufren esta patología presentan miedos y fobias relacionadas con el conocimiento de su propio cuerpo o la sexualidad y son incapaces de vivir la sexualidad sin experimentar sentimientos de culpa o vergüenza.
Es importante aclarar que las mujeres con dispareunia pueden disfrutar de los juegos sexuales e incluso alcanzan el orgasmo mediante ellos ya que su respuesta orgásmica y el deseo sexual no presentan dificultades.